SABIAS QUE?

¿Por qué los perfumes no son iguales para todos?

Los perfumes están formados por la mezcla de tres compuestos fundamentales: agua, alcohol y esencias. Además los perfumes contienen un fijador. El fijador tiene como función proporcionar un aroma más duradero en el cuerpo. Entre los fijadores se incluyen bálsamos y antes incluso secreciones glandulares (almizcle) de algunos animales que en solución alcohólico actúan como si fueran conservantes. Actualmente estos conservantes se sintetizan químicamente. Las esencias del perfume generalmente lo componen destilados de especias, hierbas y flores. Al aplicarse el perfume sobre la piel, el calor del cuerpo evaporará el alcohol dejando entonces que las sustancias aromáticas se disipen durante horas.
Existen en el mercado una amplia gama de perfumes que van desde la esencia de perfume hasta el agua de colonia. La diferencia entre ellos básicamente se debe al porcentaje de esencia que contengan. Así, por ejemplo, una esencia de perfume contendrá entre un 16 a un 40% de esencias aromáticas, un perfume entre un 7 y un 15% mientras que una colonia solamente contendrá un 5% de esencias aromáticas, en las que probablemente predominarán los aromas cítricos.
Los perfumes y colonias tienen un olor diferente en nuestra piel del que en origen se creó. Es decir, no huele igual un perfume en el papel especial que nos dan como probador cuando vamos a una tienda a comprar una fragancia que luego olerá en nuestra piel. Esto ocurre porque  cada persona desprendemos un olor diferente. El olor característico de cada persona es dependiente de unas sustancias químicas que tenemos en la piel y que son liberadas por las glándulas sudoríparas. Estas sustancias liberadas por las glándulas sudoríparas son unos compuestos orgánicos volátiles, que transmitimos al aire y que se puede detectar por el olfato. Entre estas sustancias volátiles podemos encontrar hormonas esteroideas, ácidos grasos y compuestos sulfúricos, que reaccionan al entrar en contacto con la flora microbiana de la piel. Entre las grasas que se producen en la piel podemos destacar ceramidas y colesterol. No se crean que es una exageración pero en la actualidad se conocen hasta casi más de 100 compuestos volátiles diferentes producidos por la piel. Entonces, lo que ocurre, es que al mezclarse estas sustancias volátiles, podríamos decir propias de cada persona, con el perfume se creará un olor individualizado y único para cada uno de nosotros.
Otro factor importante en cuanto al olor y la fijación del mismo que se consigue con un perfume o colonia es el pH de la piel. La piel tiene un pH más bien ácido, aproximadamente de 5,5. Pero esto no es un valor constante. Hay muchas circunstancias que pueden hacer variar ligeramente el pH de la piel. La piel está continuamente secretando nuestra grasa natural, partículas de sudor, fluidos linfáticos y otros mecanismos de defensa. Se conoce que las pieles grasas tienen más fijación y las pieles secas menos. Las pieles grasas tienen un pH más elevado lo que ayuda a que en esas personas los perfumes se fijen más y por lo tanto tenga su aroma una duración mayor.
El olor característico que tiene un perfume en cada una de las personas, además de la sensación para el olfato, también hay estudios que demuestran que tienen una importancia grande a nivel psicológico. Cuando una persona se pone un perfume con el que siente un olor agradable, piensa que los demás también aprecian ese mismo olor, lo que les confiere una sensación de mayor seguridad, aumenta la autoestima adquiriendo un concepto mejor de sí mismo. Algunos investigadores también han sugerido una relación entre el uso de perfumes con el interés en la relevancia social. Es decir, las personas que utilizan más de una fragancia parece que tienden a querer tener una mayor relevancia social que aquellas que generalmente siempre emplean la misma.
Dice la historia que el uso del perfume podría tener un origen religioso. En la antigüedad, los perfumes se utilizaban como fórmula de purificación del alma y ofrenda a los dioses. El incienso (gomorresina extraída de las cortezas de varios tipos de árbol presentes principalmente en India y África) es una forma de perfume utilizado desde hace más de 5000 años en actos relacionados con las religiones. Los propios Magos de Oriente ofrecieron incienso al Niño Jesús. Lo que si parece quizás más evidente, es que el uso del perfume nació en el antiguo Egipto donde existieron los primeros perfumistas artesanales. Desde Egipto se difundieron a Grecia.
En la Edad Media, los perfumes se utilizaban para combatir las epidemias. Sin embargo, hay en la actualidad un debate importante sobre si los perfumes y colonias son beneficiosos o no para la salud. Pero este tema, lo dejaremos y será motivo de un artículo específico en esta cita que cada fin de semana tenemos con ustedes en Teinteresa. Solamente les diremos, como adelanto, que existen más de 85.000 sustancias químicas y la industria produce unas 600 nuevas cada mes y sin embargo solamente un 10% de ellas han sido estudiadas desde el punto de vista de la salud de la especie humana.

Un comentario en “SABIAS QUE?

  1. que garantia tengo de que los perfumes llegaran a mi destino despues de realizado el deposito